Peligros de las Vías Ferratas

Comentario: 0

Peligros de las Vías Ferratas.

 

Las Vías Ferratas son itinerarios verticales equipados con material sólido y regular: peldaños, clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puestes colgantes y tirolinas que permiten el ascenso, con cierta seguridad, a zonas de difícil acceso. Sin embargo no es una actividad exenta de riesgos, nos estaremos moviendo por terrenos verticales donde especialmente el riesgo de caída estará presente.

Las Vias Ferratas discurren por entornos montañosos que no podemos controlar, pero que podemos y debemos de aprender a interpretar; también nos afectan las variaciones meteorológicas, pero disponemos de unos buenos servicios meteorológicos que nos que nos advierten de esos cambios con suficiente antelación. Y también podemos aprender a interpretar señales que nos da el cielo y adelantarnos a las situaciones.

Por otro lado, hay un factor que podemos controlar y es el equipamiento de una Vía Ferrata, si este se encuentra en mal estado y llevamos el material adecuado, podremos asegurar la progresión sin ningún problema.

PELIGROS OBJETIVOS

Son todos aquellos accidentes provocados por la propia naturaleza, en el que el montañero no los puede evitar, solo saber actuar en caso de que ocurra, y los principales son la caída de piedras y los cambios de tiempo acompañados de tormentas.

CAÍDA DE PIEDRAS

La montaña se encuentra sometida a cambios bruscos de temperatura, heladas, lluvia y viento, lo que erosiona y fragmenta la roca. Estos factores ejercen su acción durante años y pueden generar una zona con muchos bloques de roca sueltas las cuales se pueden desprender en cualquier momento.

Existen muchos factores que pueden provocar la caída de piedras: el viento, los animales salvajes en las zonas altas o la lluvia. Nuestros propios movimientos pueden favorecer el desprencimiento de las mismas, ya que muchas veces se encuentran en un equilibrio inestable.

Para no tirar piedras y evitar dañar a nuestros compañeros de la parte inferior, si es el caso, deberemos andar con tranquilidad y suavidad, teniendo mucho cuidado en los movimientos, y más aún en las Ferratas clásicas, donde hay secciones fáciles que pueden estar muy cubiertas de piedras y suelen zigzanear mucho.

Es de suma importancia la utilización del casco a la hora de realizar una Vía Ferrata, ya que es imprescindible para protegernos de las caídas de piedras durante la actividad.

CLIMATOLOGÍA

Una tormenta es el peor factor climatológico que nos podría pillar en una Via Ferrata, y peor aún si es con un elevado aparato eléctrico. Las Vías Ferratas son los peores sitios donde podríamos estar con una tormenta de este tipo, ya que el cable actúa como pararrayos y encima está conectado a tierra.

Durante la progresión, en muchos momentos vamos cogidos al cable de seguridad, o muy cerca de él, por lo cual en caso de que cayera un rayo, este nos afectaría directamente porque el cuerpo humano es un perfecto conductor de la electricidad.

Para evitar este tipo de riesgos, es fundamental tener un parte meteorológico bueno y consultarlo un día u horas antes de comenzar la actividad.

Si por una mala previsión nos vemos envueltos en una tormenta, deberemos actuar de forma rápida para alejarnos lo máximo posible del cable de la Ferrata, pero además deberemos tomar otras precauciones para evitar que nos impacte un rayo.

FACTORES PSICOLÓGICOS

El miedo y el  pánico, son factores de defensa ante lo desconocido. Estos factores también pueden aparecer al realizar alguna actividad en la montaña. y más aún si hablamos de actividades donde el factor psicológico es importante. Las Vías Ferratas estarían dentro de estas actividades ya que muchas personas se sienten inseguras nada más despegar los pies del sueo.

¿CÓMO EVITARLO?

El miedo no es malo, ya que nos pone en alerta y nos hace ir con mayor precaución, pero el pánico puede dejarnos fuera de control, lo cual en la montaña es muy peligroso ya que nuestras reacciones pueden se irracionales.

Para evitar esta situación de peligro, es importante planificar la actividad metiulosamente y debemos ser muy autocríticos a la hora de valorar nuestra capacidades. Es muy importante que analisemos si estamos preparados no sólo  técnicamente, sino también física y mentalmente.

Hay factores que podemos trabajar durante la Vía Ferrata para prevenir la aparición del miedo o el bloqueo: descansar en las secciones fáciles, no querer hacer la actividad con prisas o en un tiempo record, beber de manera continuada para no desfallecer y evitar cambios bruscos de temperatura.

VÉRTIGO

Los ataques de ansiedad producipos por la altura es producido por varios motivos, el primero de ellos es el vértigo, el miedo a caerse, que indirectamente nos lleva a gastar más fuerza de la debida, al consancio, a la ansiedad y, al final, a un ataque de pánico.

Cuando nos encontramos ante esa situación, es fundamental que el resto del grupo sea capaz de ayudar al afectado hasta que recobre un estado óptimo y sea capaz de continuar sin ponerse en situación de peligro.

PÁNICO

La principal característica del ataque de pánico es que se trata de un ataque de shock, donde la persona que lo sufre, puede sentir como si estuviera perdiendo el control, la cordinación y la comprensión de cosas sencillas.

Los ataques de pánico no duran mucho pero son tan intensos que la persona afectada los percibe como muy prolongados. A menudo el individuo siente que está en peligro de muerte inminente y tiene una necesidad imperativa de escapar de un lugar o de una situación temida.

También pueden presentarse síntomas físicos, tales como:

  • Latidos rápidos del corazón (taquicardia)
  • Dolor en el pecho o en el estómago
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad o mareos
  • Transpiración
  • Calor o escalofríos
  • Hormigueo o entumecimiento de las manos

El hecho de no poder escapar físicamente de la situación de miedo extremo en que se encuentra el afectado acentúa sobremanera los síntomas de pánico, por lo que es recomendable en ese punto, que el compañero o resto del grupo actúe con calma para ayudar a la persona afectada a salir de ese estado y poder abandonar la actividad de forma segura.

COMO ATACAR EL PÁNICO

Si estamos bloqueados por el miedo deberemos de intentar:

  • Mantener el contacto visual e intentar hablar con los miembros del grupo para ir eliminando el miedo.
  • Respirar tranquilamente. Inhalar lentamente por la boca y exhalar de manera pausada.
  • Recordar que lo que se experimenta es una exageración de las reacciones habituales ante el estrés.
  • No añadir pensamientos alarmantes sobre lo que está pasando y lo que podría ocurrir.
  • Esperar y dejar que pase el temor. No luchar contra él. Aceptarlo.
  • Recordar que lo principal es aprender a afrontar el miedo, no a evitarlo. Aprovechar la oportunidad para progresar.
  • Pensar en los avances logrados hasta ese momento, a pesar de las dificultades. Pensar en la satisfacción que supondrá haber superado ese momento.
  • Al empezar a experimentar mejoría, mirar alrededor y pensar en planes para hacer después.
  • Al sentirse listo para continuar, comenzar despacio, en un estado de relajación. No es necesario correr ni esforzarse.

Si por el contrario no somos nosotros quien está teniendo un ataque de pánico sino que es un compañero del grupo, debemos:

  • Mantener la calma y no enfadarnos con la persona que lo está sugriendo, ya que en ese caso podríamos agrabar su estado.
  • Hablar con la persona de manera clara y concisa, manteniendo el contacto visual y sin gritarle.
  • Aplicar las medidas de seguridad necesarias para asegurar a la persona y darle una mayor sensación de seguridad y confianza.
  • Dar de comer y beber para reconstituir al afectado y que recupere energías.

OTROS PELIGROS

Existen otos peligros más difíciles de detectar a simple vista y que pueden afectar en cierta medida a nuestra escalada, como son el estado del equipamiento de la Ferrata y el equipamiento de otros Ferratistas que estén por encima de nosotros.

EQUIPAMIENTO DE LA FERRATA

Es de vital importancia para a seguridad individual, ya que todos los Ferratistas están unidos a un cable, este cable está anclado a la pared por medio de unos anclajes, y fijado con pernos y grapas que se usan para la progresión.

El paso del tiempo, los factores climatológicos y el uso continuado del mismo, hacen que el material se deteriore de manera significativa, por lo que es de suma importancia, aunque es cierto que en España las Vias Ferratas son relativamente jóvenes, pero en los Alpes y especialmento en los Dolomitas las Ferratas son muchas veces de principios o mediados del siglo pasado.

Lo más idóneo es conocer con antelación el estado de la Ferrata si hablamos con alguien que la haya escalado antes (en fecha cercana), pero si no, deberemos de ir con precaución ya que nos podemos encontrar con algún tramo desprotegido o deteriorado.

EQUIPAMIENTO DE OTROS FERRATISTAS

No llevar el material apropiado en una Ferrata es muy peligroso, no solo para uno mismo, también para el resto de Ferratistas, ya que pueden verse inmersos indirectamente en un percance.

En toda Ferrata debemos de llevar un equipo mínimo obligatorio por seguridad (cuerda, mosquetones, disipadores, poleas, etc..), pero aún podemos ver grupos improvisando material y entrando en Ferratas creyendo que van perfectamente preparados y equipados.

MATERIAL BÁSICO PARA REALIZAR UNA VÍA FERRATA

  • Casco: nos protegerá de piedras que puedan caer de más arriba y en caso de caída de golpearnos la cabeza. Son válidos cualquier casco homologado para alpinismo o escalada (UIAA / CE).
  • Arnés:es aconsejable uno regulable, nos facilitará el ponérnoslo, independientemente de la ropa que usemos en cada estación.
  • Disipador: elemento de amarre que en caso de caída amortiguará el golpe. Deberá estar homologado para vías ferrata.
  • Cuerda y descensor: material imprescindible cuando se va en grupo, ya que nos podrá permitir salir de un percance, ayudar a algún miembro del grupo que se agote o bloquee y para regresar rapelando.
  • Guantes: tienen un doble uso: evitar que se hagan ampollas al estar en contacto directo los dedos con el cable o con los elementos de progresión, y protegerlos de heridas producidas por roces con la roca o por el mal estado del cable.
  • Mochila:elemento obligatorio ya que en ella llevaremos agua, comida, ropa de recambio, cuerda, documentación, móvil, etc...
  • Calzado:la elección de la bota debe estar sujeta al tipo de terreno por donde nos movermos. Bota con caña media7alta para ferratas clásicas (mayor protección de tobillo y posibilidad de poner crampones de correas como mínimo, y botas de caña baja para ferratas más deportivas y con aproximaciones y retornos no difíciles.

Es importante que recuerdes que una Vía Ferrata no es un terreno de progresión sencillo, que requiere de conocimientos técnicos y que infravalorar la actividad puede llevarnos a cometer un error fatal.

En caso de querer afrontar un reto que supere nuestra propia preparación o la del grupo, lo recomendable es acudir a quien puede darnos la seguridad suficiente para realizarla, informarnos y gestionar el riesgo que puede conllevar. Esto es, necesitamos un guía profesional.


Fuente: Manual de Progresión y Conducción en Vías Ferratas

Por David Mora

Redactado por Cristina RS

10/08/2017

Comentarios

Deja tu comentario